Yoga, danza de la unidad



Yoga es ante todo un proceso gravitatorio, es una invocación desde la horizontal hacia la vertical. Es el largo recorrido quinésico, de ajuste temporal y espacial, hasta la voluntad verticalizada de los equilibrios. De Uttanasana a Natarajasana, es el Ser que se busca para Trascender.

El recuerdo de la Imagen, que solo puede ser Armonía, desde su concepto físico hasta la armonía del número y el sonido, música y matemática. Es muerte, a cualquier conceptualización de la vida.

La necesidad de desarrollar el trabajo técnico de Asana, desde la conciencia de la gravedad, el peso y el ritmo. Crear la presencia del elemento tierra y la fluidez del agua para llegar a la vertical y la definición de la trayectoria del movimiento como aspectos del elemento fuego. Es un dialogo de tierra -cuerpo hacia la comunicación espacial.

La construcción del cuerpo energético tiene que integrar las fuerzas de las polaridades opuestas y los elementos, y crear condiciones estables para el paso del aire como luz y fuerza electromagnética y desarrollar una progresión de centramiento y estabilidad hacia un estado de conciencia, presencia y atención, más que un conjunto de Asanas de gran demanda física y ventilación pulmonar.

Necesitamos estar despiertos para transformar el pensamiento y la respiración, unificar profano y sacro, forma y esencia.

Es precisamente aquí donde aparecen las dificultades de la enseñanza y el aprendizaje ya que esto significa un método e investigación que con capacidad analítica desarrolle paralelamente la creatividad.

Ser creativo es permitir el reflejo de la conciencia única.

¿Que es la conciencia a través del cuerpo?

Progresar en las sensaciones y evolucionar del concepto subjetivo de la mirada, hacia una visión más unificada, más empática y compasiva, que va acompañada de la estabilidad mental y el bien estar somático, psicológico y espiritual. Esta evolución es integradora y permite comprender la realidad, para transformarla hacia la máxima simplicidad, aceptación y gozo profundo.

Aprender a actuar con nuestra actitud y voluntad hacia una vida de purificación, reconociendo lentamente a través del estudio las condiciones que son causa y fruto de sufrimiento, con confianza y abandono profundo en la presencia de la resonancia divina en nuestro interior.


Montserrat Barquin
extracto de "Yoga, danza de la unidad"

Comentarios