En el ahora eterno


Cuando el yoga llega a madurar dentro de nosotros, la idea de que nacimos con esencia divina se transforma en un estilo de vida. Es inevitable que nos inclinemos a confiar en la perfección básica de las cosas y en la extraordinaria inteligencia de la vida en si.

Dejamos que nuestro dharma nos encuentre, que es aquello que la vida tiene planificado para nosotros. Y una vez que nos entregamos a lo que la vida nos planificó, descubrimos que no somos nosotros los hacedores, sino que es Dios.

"No tengo planes para mi vida.
Acepto aquello que la vida tiene planificado para mi.
Sigo lo planificado y recibo lo que me brinda momento a momento.
No soy los roles que asumo cuando sigo lo planificado.
Soy testigo de todo lo que interactúa conmigo a lo largo de la vida.
Fui niño, adulto y pronto seré viejo.
Fui hijo, hermano, esposo, padre y abuelo.
Fui artista, hombre de negocios, yogui, gurú, amigo.
He sido sano, enfermo, exitoso, fracasado.
He estado despierto y dormido.
A pesar de todos los cambios sufridos, soy la conciencia inalterable de lo que está presente siempre.
Soy esto que soy, a pesar de los cambios que tenga el "soy".
Soy Eso.
Mi presente está impregnado de todo mi pasado.
Mi futuro surge del modo en que vivo el presente.
Mi existencia se manifiesta en el presente.
Yo soy el presente.
Yo estoy en casa, en el ahora eterno, viviendo aquello que la vida ha planificado para mi."
Amrit Desai


Esta declaración refleja la calidad de la mente propia del yoga, tanto en el camino a transitar como en el objetivo a lograr. El yo maduro simplemente afloja el dominio sobre la vida. Todo está muy, pero muy bien, puedo llegar a no entenderlo, pero sé que es así.

El yoga es sólo la práctica de la visión de que nuestra naturaleza básica ya está despierta y es plena. Vivimos saturados de la manifestación de Dios. Todo lo que hay en la vida es la realización de la danza divina y nosotros somos parte de esa danza. No estamos separados de nuestra fuente.


Stephen Cope
extracto "Yoga en busca de uno mismo"

Comentarios