Respiración Abdominal



El diafragma es un músculo de gran tamaño, con forma de cúpula doble. Separa las cavidades torácica y abdominal. Los indios de América del Norte consideran al diafragma como el horizonte entre el cielo y la tierra y en muchos aspectos esta analogía es correcta. El corazón y el cerebro residen por encima del diafragma y las vísceras y órganos sexuales, por debajo. Cuando el diafragma se mueve en las expansiones que indican una respiración plena los órganos de la zona abdominal son masajeados. Cuando inhalamos el diafragma desciende, desplazando el contenido blando del vientre y creando así un espacio más grande en el pecho. En la exhalación el diafragma se relaja, volviendo a su posición. El diafragma no sólo se mueve hacia arriba y abajo, sino que también se ensancha y se extiende hacia afuera. Para que el aire entre y salga libremente el diafragma debe ser capaz de expandirse sin sufrir restricciones. Cuando limitamos el movimiento del diafragma, no solo limitamos la entrada y salida del aire hacia la zona baja de los pulmones, sino que perdemos también la acción de masaje que el diafragma ejerce sobre los órganos internos.

Efecto terapéutico: Un magnífico descanso cardíaco. Reduce la hipertensión cardíaca, estimula la digestión y regula la actividad intestinal. La respiración abdominal da un espléndido masaje interno a todos los órganos abdominales.


Donna Farhi, extracto de "El gran libro de la respiración"
Selvarajan Yesudian, extracto de "Yoga y Salud"

Comentarios