Algunos consejos antes de tu práctica de yoga



· Si bien los beneficios se perciben desde el comienzo de la práctica, es la práctica continua la que nos permite obtener beneficios más duraderos y profundos.


· El Yoga no es competitivo. Cada practicante realiza un trabajo consciente e interior, respetando atentamente las limitaciones de su cuerpo.


· Hay que dejar de lado las expectativas y las ansiedades. El Yoga trabaja de a poco, a niveles muy profundos del cuerpo y de la mente.


· La práctica de Hatha Yoga se aprende gradualmente y con el tiempo.


· El Hatha Yoga no es solamente un ejercicio corporal, puesto que requiere ejercitar la concentración y la observación interna.


· El Yoga es una disciplina, por lo que requiere una práctica regular. Es mejor una regularidad de 2 o 1 vez por semana sostenida por meses, que practicar diariamente y luego interrumpir por cansancio.


· No tomarse la práctica como una obligación o realizarla de forma automática. Es importante en el momento de la práctica situar la mente en el presente con una actitud positiva y serena. Dejar atrás el pasado y las proyecciones futuras, hacer la práctica con la mente de un principiante, dispuesto a aprender.


· Es preferible realizar la práctica de hatha yoga con el estómago vacío. Si no es posible tómese solamente una taza de alguna infusión. Se practicará sin molestias alrededor de una hora después de la comida más ligera o por lo menos pasadas tres horas de una comida más abundante. Puede tomarse alimento media hora después de terminar el clase.


· Antes de empezar la práctica de yoga debe vaciarse la vejiga urinaria y evacuar los intestinos.


· Vestir ropa cómoda, suelta, preferentemente de algodón, en colores claros. Puede ser una remera y un jogging. El cuerpo debe estar cómodo para realizar las diferentes posturas y respiraciones.


· Concurrir puntualmente. Es importante la puntualidad, ya que la mente adquiere disciplina y se crea un hábito positivo.


· La relajación de 5 minutos inicial es muy importante ya que nos permite desconectarnos de problemas e inquietudes cotidianas, con lo cual no es conveniente ingresar al salón una vez comenzada la práctica. Si no nos es posible llegar a tiempo es preferible recuperar esa clase otro día.

Comentarios