El Moola Mantra

Om Sat Chit Ananda Parabrahma
Purushothama Paramatma
Sri Bhagavathi Sameta
Sri Bhagavathe Namaha
Hari Om Tat Sat

 Escuchá una versión del moola mantra:

El Moola Mantra* describe la totalidad de Dios en sus diferentes aspectos.

Sat, Chit, Ananda: Sat es existencia, Chit es conciencia y Ananda es el gozo, la felicidad.

Dios como conciencia: Pleno de cualidades, inteligencia, amistad, amor, humor (aunque muchos tendamos a pensar que Dios nunca sonríe). Hemos estado fuertemente condicionados para pensar en un hombre todopoderoso sentado en un trono y contando nuestros pecados. Se le preguntó a Bhagavan por el “Temor ante Dios”, el error de decir que estamos separados de Dios y el error de decir que somos lo mismo que Dios. Somos gemelos. Como una célula del cuerpo, una con el cuerpo pero diferente del cuerpo. La libertad definitiva llega cuando nos damos cuenta de que no hay DOS, de la unidad con todos los seres. Es la mente la que separa el tú y el yo, a ti de Dios, a ti de la materia; división a todos los niveles. Si el hombre y Dios son gemelos de la misma realidad, ¿cómo puede haber juicio de algún tipo? Incluso los mortales como nosotros, cuando nuestro corazón ha florecido, cuando estamos despiertos, ya no podemos hablar del bien y del mal. El juicio es una cualidad de la mente. 

Hablamos de Dios como conciencia = inteligencia, amor, humor, paz, quietud. Nunca podemos decir “Este es Dios y sólo esto es Dios”. Si hay un millón de personas, Dios se experimenta de un millón de maneras diferentes. Si digo que lo que experimento es Dios verdadero, cometo un error. La realidad cósmica es UNA y la Divinidad se percibe de muchas maneras. Dios es existencia, es conciencia, con innumerables cualidades. 

Dios es felicidad. Felicidad que es inmanente en toda pieza de la creación. No es necesaria una razón para ser feliz. Si experimentas TODO, la silla en la que te sientas, la vista que se extiende ante tus ojos, TODO, si lo experimentas, es gozo. Esa es la naturaleza de esta creación. Esa es la naturaleza de Dios, lo inmanente. No experimentamos el gozo porque no vemos las cosas como son. La mente evalúa, interpreta, procesa todo lo que ve y toca. Vemos a una persona buena o mala, una persona que podría haber sido mejor, etc., pero ahí no vemos a una persona como tal. Lo único que sabe hacer la mente es interpretar y evaluar. Si durante un momento dejara de haber interpretación de lo que hay delante de ti, si la mente dejara de procesar lo que experimenta, habría alegría. Al sostener un bolígrafo en la mano, la sensación sería de alegría. Dios es Ananda, Gozo. Inmanente en todas partes. Por eso cuando vemos las cosas como son, vemos a Dios. Cuando oímos las cosas como son, oímos a Dios. Puede tratarse de una persona enfadada, gritando; si la oímos sin ponerle una etiqueta, sin procesarla ni evaluarla, estamos oyendo a Dios. Se trata de un momento extraordinario. 

Sat Chit Ananda Parabrahma. Este Dios que es existencia, conciencia, gozo, Omnipresencia suprema, inteligencia, amor, gozo, es inmanente en todo y podemos percibir a este Dios por doquier, igual que podemos ver a un carpintero en la silla que ha hecho, en la silla en que nos sentamos. El carpintero puede no existir ya; pero vemos su dedicación, su inteligencia y su habilidad cuando ensambló las piezas de madera, las fabricó artesanalmente y las planificó. De manera similar, igual que experimentamos al carpintero y a la silla, podemos ver y experimentar a Dios en este cuerpo, en este aliento, en este edificio, en las personas a nuestro alrededor, en toda su creación. Mientras percibamos a Dios como decíamos antes, mientras percibamos a ese Dios, es muy difícil percibir a Dios como conciencia, inteligencia. 

Cuando Dios se hace más visible, cuando se percibe como Entidad, Dios es Purushottama, la esencia de Ser, el Ser Primordial. Dios en el mar, la arena, el sol y el agua. Pero no podemos relacionarnos con él en esas cosas. No podemos rezar a la arena ni al agua. Cuando este Dios es perceptible como ser humano, podemos orar, abrazar como una madre o un padre. 

Cuando Dios es perceptible como un ser humano le llamamos Puroshottama Paramatma. Cuando este Ser Primordial, este Espíritu, se manifiesta en tu corazón y despierta tu corazón espiritual, cuando puedes cerrar los ojos y reconocer a Dios en tu corazón como el Morador Interior, cuando oyes a Dios en tu corazón como una Voz y lo sientes dentro de tu corazón, cuando Dios se convierte en tu Morador Interno, lo llamamos Paramatma. Un mismo Dios; diferentes aspectos. Este Dios se ha vuelto tan personal para ti que en tu corazón puedes ver, oír, etc., al Paramatma.

Sri Bhagavati Sameta, Sri Bhagavate Namaha. Este Dios Supremo, Omnipresente, Inmanente en toda la Creación; este Dios, el Espíritu Primordial, este Dios que es tu Morador Interno. Este Dios se puede manifestar en este planeta, se puede encarnar en este mundo como tú y como yo encarnados en un cuerpo humano, tanto en hombre como en mujer, como la Madre y el Padre. Bhagavati, el aspecto femenino de Dios. Bhagavate, el aspecto masculino de Dios. A la vez como hombre y como mujer, masculino y femenino. Dios se encarna. Puedes relacionarte con Dios en cualquiera de estos nombres o rostros. A este Dios puedes decirle: “Me rindo; me entrego a este Dios.” En la tradición india nos referimos a Dios como Bhakta Paradhina, que significa “El que es dependiente del devoto”. No tiene existencia independiente como esto o como aquello. Su existencia depende de cómo percibimos a Dios: Madre, Voz Interior, Presencia sin forma… 

Así es como experimentas a Dios. Si lo percibes como mitad hombre y mitad bestia, así es como experimentarás y percibirás a Dios. Si lo percibes como un amigo, jugará contigo. Si lo percibes como tu compañero y pareja, se convertirá en tu pareja. Dios es quien quieras que sea.

Existen muchos santos en India. Por ejemplo, Mirabai renunció a su marido y se casó con Lord Krishna, finalmente se fundió con él y desapareció en Lord Krishna. De manera similar actuó Inductakari, “El que actúa como bajo órdenes”. La relación con Dios es pues de Padre, Madre, Amigo, Esposo, Maestro; el que obra como ordenado.

Tú decides y Dios te sigue. Es tanto lo que te ama. Al reconocer esta totalidad de Dios, nos rendimos ante Él. Ese es el significado de este Mantra.

Puesto que Dios es el Padre Divino, el Espíritu Primordial, es necesario darle un lugar en el corazón, relacionarse con Él. Esa es la manera de conocerle cada vez más. Se trata de un cambio en la historia el hecho de que Dios sea cada vez más personal. Durante mucho tiempo Dios no ha sido tan personal. Por primera vez con Jesús, Jesús le llamó “Mi Padre”. No se puede mantener a Dios ahí fuera. 

La Edad Dorada es aquella en la que las personas podrán caminar y hablar con Dios. Si queremos que nuestra vida esté llena de significado, es necesario que descubramos a nuestro Dios personal. No que haya muchos Dioses. No hay más que Uno. La Realidad es Una. Tenemos que conocer a Dios personalmente. Abrid vuestras mentes, retirad todas vuestras ideas temerosas de Dios. Debéis abrir vuestros corazones y veréis entonces la parte humorística de Dios. Dios puede comer contigo, regañarte y cogerse rabietas (lo digo totalmente en serio). Esa es la relación que necesitamos. Esa es la Edad Dorada.

Sri Ananda Giri 


(*) El Moola Mantra es un canto que libera energía de manera poderosa, aún sin saber su significado; claro está que si conocemos su significado y lo vocalizamos desde el corazón, su fluidez será mucho mayor.

Comentarios